OCTALOGO

  EL OCTÁLOGO DE LA HERMANDAD DE LA COSTA

Hermanos,

      Amigos de la Hermandad de la Costa.

      Os propongo mi propia interpretación del Octálogo, por varias razones:

      Para suministraros un instrumento útil para vuestras reflexiones sobre el tema fundamental de la Hermandad de la Costa. Su principal e insustituible fuente normativa, el OCTALOGO.

      Para entregaros la ocasión de interrogar sobre vuestras opiniones a propósito de la Hermandad y de sus leyes, confrontándolas con mis ideas y construyendo las vuestras.

      Para que tengáis vosotros la justa orientación entre la Hermandad y sus relaciones con el mundo de la náutica, con el mar y sus innumerables problemas

      Mi propuesta auspicia una profundización no sólo de carácter personal; sino a través de un diálogo con otros hermanos en el cual vuestro aporte sea esencial para los fines de la justa, recta y en el tiempo presente, definible comprensión de ellas.

      Coloquémonos al trabajo comenzando por la primera ley.

 

OCTALOGO

I.      Acata con respeto las ordenes del Capitán  como si fueran las de su Padre Espiritual o Hermano Mayor

 

II.      No acometas con armas o malas palabras al Hermano de tu misma caleta ni de ninguna del litoral.

 

III.      Recibe en tu nave al Hermano que te visita; ofrécele refrigerio en tu mesa y el mejor coy de tu camarote.

 

IV.      Como trates a tus Hermanos serás correspondido y el Capitán alabará tu fraternidad o te castigará.

 

V.      No tengas envidia de la nave de tu Hermano ni de sus velas y motores.

 

VI.      Trae al piloto sin puerto a tu caleta y si no posee otra riqueza que su corazón, embárcale en tu yate y considérale como Hermano.

 

VII.      No seas orgulloso ni violento; al serlo conseguirás que tus Hermanos se alejen de ti y quedarás solo con tu peste.

 

VIII.      El amor al mar debe ser el culto de tus días; haz sacrificios a él observando estas leyes.

  2008 - Fratelli della costa Italia (fedeli allo statuto) - Contattaci